El perro sin pelo del Perú, es sin duda una raza exótica y merecedora de ser reconocida y querida. Estos perros que se caracterizan por su apariencia física, poco común, también son muy ágiles y excelentes corredores.

En esta ocasión te contamos la historia de esta raza primitiva, que resulta muy peculiar y que presenta aspectos sobresalientes desde su origen.

Origen  del Perro Peruano

El Perro Peruano, también conocido como viringo, (que quiere decir desnudo en el vocablo tallan), tiene un origen que nos lleva a la época pre inca, junto a las primeras civilizaciones que habitaron Perú.

Como sucede con todas las razas antiguas, el origen exacto puede ser incierto. Aunque es seguro, que el Perro Peruano es un ejemplar primitivo, y según los investigadores, su aparición data aproximadamente de unos 300 a 500 años a.C.

Las pruebas físicas encontradas, son imágenes de esta raza singular, que han sido representadas en numerosas piezas de cerámicas, halladas en los yacimientos de la época pre inca, lo que ha demostrado, que esta raza ya existía desde tiempos remotos y que era un perro de compañía. 

fisico del perro sin pelo peruano

 Un Perro rodeado de misticismo

A esta raza se le atribuían propiedades curativas, por lo que era un fiel compañero de los chamanes y curanderos, con quienes participaba en las diversas ceremonias espirituales. Es así, como en la época de los Incas, estos ejemplares eran utilizados en sus rituales mágicos.

Los cronistas también cuentan que este perro era utilizado con fines terapeutas, para calmar dolor de estómago y calentar los pies, ya que los chamanes creían, que era un perro con una temperatura corporal más alta, que al contacto aportaba mejoría.

La raza que se negó a ser olvidada

El perro peruano presenta una historia con algunos malos momentos, debido a la incomprensión de su aspecto físico, por lo que esta raza, durante mucho tiempo se vio relegada casi al olvido.

En la historia de esta raza, los investigadores cuentan, que cuando los colonizadores llegaron al Perú, durante el Siglo XVI, no tuvieron una buena impresión de este perro, que se les presentaba con características poco comunes, por lo que fue referido como un “animal maligno”.

Estas ideas se expandieron entre los habitantes y comenzaron a relegar al perro peruano al olvido. Por lo que durante mucho tiempo, se le vio deambulando por las calles, hasta casi desaparecer. 

Aunado a esto, en esa época de colonización, se introdujeron en América las nuevas razas de perros, lo que contribuyó a que las razas nativas pasarán a un segundo plano.

La recuperación de la Raza

Cuando la mayoría de los habitantes habían olvidado los orígenes primitivos del perro peruano, hasta el punto, de que muchos creían que era una raza que había llegado de China, sucedió que las pocas personas que aún reconocían su antepasado, se esforzaron en el rescate de la raza.

Gracias a la fiel creencia de sus propiedades terapéuticas, muchos campesinos conservaron los ejemplares, con lo que se evitó la desaparición definitiva de la raza.

Posteriormente surgieron organizaciones dedicadas a la preservación de esta raza exótica y gentil, que hoy en día tiene tanta importancia para el Perú, como parte de su historia y cultura, así como sus yacimientos y monumentos.

Patrimonio Nacional de Perú

Con el tiempo la raza recuperó el reconocimiento en su país de origen y el Comité Nacional para Protección del Perro Peruano sin pelo, declaró al Perro Peruano como raza oficial y es nombrado Patrimonio Cultural de la Nación.

Por otra parte, el Congreso de la República de Perú estableció que la raza debía ser reconocida como prueba viviente de la cultura peruana y reconocida como raza oriunda.

Así como también, el Instituto Nacional de la Cultura, en el año 2001, dispuso que en todos los museos y sitios arqueológicos peruanos, debe haber un ejemplar de la raza y garantizar su cría y desarrollo natural.

El perro sin pelo del Perú, una raza pura

En el año 1985, la raza es reconocida y registrada oficialmente en la Federación Cinológica Internacional (FCI) , como perro sin pelo del Perú, clasificada en el Grupo V, que abarca perros tipo Spitz, atléticos y ágiles.

La raza está ubicada en la sección 6, de perros tipo primitivos, lo que significa que es una raza pura y que no ha tenido variación morfológica desde su origen.

En Perú, cuentan con el Kennel Club Peruano (KCP), que es quien lleva el registro de los perros sin pelo de todo Perú. Actualmente existen numerosos criaderos que se dedican a promover y proteger la pureza de la raza.

Por otra parte, se conoce que en Estados Unidos, existe un registro no oficial, de perros del Perú, llamado Incas’ Gold. Con lo que se considera que la raza, hoy en día es valorada y preservada en el resto del mundo.