El patrón característico del pelaje del Mau egipcio lo hace inconfundible. Por desgracia, es una raza rara hoy en día, a pesar de que, además de su aspecto llamativo y distinguido, muestra un excelente carácter que lo convierte en un buen compañero para cualquier hogar.

Datos básicos

  • Peso: 3-5 kg.
  • Tamaño: mediano. Los machos son más grandes que las hembras.
  • Esperanza de vida: 13-15 años.
  • Ideales para: familias.

La historia del Mau egipcio, gato de faraones

Su nombre no deja lugar a dudas sobre su origen. Además, “mau” significa gato en el árabe de Egipto. Su aparición parece remontarse a la antigüedad, ya que se conservan ejemplos del arte egipcio antiguo en los que aparecen gatos que recuerdan al actual Mau.

Eran animales venerados y probablemente conformen la raza más antigua. Se baraja una fecha superior a los 4000 años. Pero no fue hasta el siglo XX que salió el primer ejemplar hacia Italia desde El Cairo. Allí se cruzó con otro gato de la misma procedencia y la descendencia acabó viajando a los Estados Unidos.

Fue el inicio de la cría programada de la raza tal y como se conoce hoy en día. La Federación Internacional Felina incluye a estos gatos en la categoría III, que es la que recoge razas de pelo corto. En la actualidad, es más popular en los Estados Unidos que en Europa.

Características del gato Mau egipcio

Tiene un cuerpo alargado, estilizado y bien musculado y un porte elegante. La cabeza es triangular. Las orejas, grandes, se disponen bien separadas. Su base es ancha y la punta afilada. Los ojos son grandes y almendrados. Suelen ser verdes o ámbar. Los pies son pequeños y redondeados u ovalados. La cola es gruesa en la base y va afinándose.

Dispone de un pelaje fino, sedoso, denso y brillante. Se considera de longitud media y debe haber contraste entre el color claro del fondo y el más oscuro de las manchas bien definidas que caracterizan su pelaje y que son variables en tamaño. En la frente dibujan un escarabajo, símbolo sagrado para los antiguos egipcios. Poseen un patrón ticking.

Pero hay también una variedad smoke, con pelo sedoso y fino, y otra plata y bronce, de pelo denso y elástico. Hay que saber que el manto no adquiere su aspecto definitivo hasta los 8-14 meses de edad. La cola es anillada. En patas, pómulos y cuello sus marcas son franjas, en cambio en el resto del cuerpo son manchas redondeadas y homogéneas.

Temperamento y personalidad del fascinante Mau egipcio

Son gatos de carácter tranquilo, no agresivo y temperamento sociable y equilibrado. Cariñosos, se vinculan mucho a sus cuidadores en cuanto adquieren confianza, pero eso no implica que no sean independientes.

Con los desconocidos serán más reservados y tímidos. También destacan por su inteligencia. Se considera que pueden aprender algunos trucos y, de hecho, hay ejemplares que saben pasear con correa como los perros. En cuanto a su nivel de energía, este es elevado. Por ello tienen la necesidad de hacer ejercicio. Son gatos muy atléticos y juguetones.

Les gusta el movimiento a su alrededor, por eso encajan en casas familiares y bulliciosas. También pueden convivir con otros animales. De hecho, bien socializados disfrutan de la compañía y es buena idea que dispongan de compañeros, sobre todo si van a estar bastante tiempo solos.

Cuidados para el Mau egipcio

El mantenimiento de su pelaje es sencillo. Tan solo necesita cepillados de vez en cuando con un cepillo suave apto para pelo corto. Sí requieren otras atenciones. Hay que jugar con ellos y poner en práctica el enriquecimiento ambiental. Este concepto significa preparar la casa para que el gato trepe, salte, corra, se esconda, juegue, etc.

El término también tiene en cuenta el aprovechamiento del espacio vertical, instalando rascadores de varios pisos o mobiliario a distintas alturas. Les encantará otear desde lo alto para observar y controlar su territorio. Este espacio es necesario para su bienestar y deben poder disponer de él. De lo contrario, es probable que suban a cualquier sitio.

En conclusión, un apartamento demasiado pequeño no es buen hogar para un Mau. No podemos olvidarnos de ofrecerle juguetes, comprados o hechos en casa, además de un lugar cálido donde descansar, ya que prefieren los climas templados. La alimentación tiene que ser de calidad y componerse, principalmente, de proteína de origen animal.

Prevención de enfermedades del Mau egipcio

No se han notificado patologías que afecten con mayor propensión a esta raza. Puede deberse a que, a día de hoy, no es muy abundante. Podemos resaltar la aparición de enfermedades respiratorias si estos gatos se someten a cambios bruscos de temperatura. También podrían padecer asma felino.

Por otra parte, hay que controlar su alimentación y proporcionarles suficiente actividad física para evitar problemas de sobrepeso. En cuanto al aspecto psicológico, sin la suficiente estimulación y espacio pueden acabar manifestando estrés, que se traducirá en problemas de comportamiento.