Los labradores llevan décadas alzados a los primeros puestos de los perros de compañía más populares. Su carácter cariñoso, juguetón y obediente los avala como perros ideales para cualquier tipo de familia.

Datos básicos

  • Tamaño medio: oscila entre los 54 y los 57 cm a la cruz.
  • Peso: está comprendido entre los 25 y los 34 kg.
  • Esperanza de vida: se sitúa entre los 12 y los 14 años.
  • Ideales para: familias, también si viven en la ciudad, y para la educación en obediencia y asistencia.

Orígenes del perro Labrador

El labrador retriever es una raza extendida desde Reino Unido. En sus inicios se crió para la caza, actividad a la que aún se dedican algunos ejemplares a día de hoy. De todas formas, en la actualidad es conocido básicamente como perro de compañía, aunque también destaca como perro de asistencia. Se trata de una de las razas más populares a nivel mundial.

Antes de llegar a Reino Unido, sus orígenes se remontan a una región de Canadá llamada Terranova, donde se le conocía con el nombre de “pequeño perro de agua”. Allí los labradores trabajaban con los pescadores. En concreto se lanzaban al agua y nadaban para recuperar y acercar a la orilla las redes, una vez estuviesen llenas de peces.

Estos perros estaban especialmente dotados para este trabajo gracias a su instinto natural para llevar objetos en la boca y a su disposición para aprender y obedecer. También a través del mar llegaron a Reino Unido, gracias al comercio de bacalao. Allí algunos ejemplares fueron adquiridos y manipulados para adaptarlos a la caza.

caracteristicas-del-perro-labrador-retriever

Características del Labrador retriever

El labrador es un perro de potentes mandíbulas y de pecho ancho. Los ojos, muy expresivos y de tamaño medio, tienen un color avellana. La cola, también ancha en su inserción, va estrechándose progresivamente hasta la punta.

Tanto las extremidades como el cuerpo son robustos. Los pies son redondos y compactos. El manto del labrador es doble y está compuesto por pelo corto y denso, lo que le ayuda a mantenerse seco. Se presenta en color dorado, chocolate o negro.

Carácter del perro Labrador retriever

Los perros de esta raza tienen un carácter amigable, leal, apacible y cariñoso, lo que los hace ideales para compartir vida con los niños. Además, son perros que se adaptan tanto a una vida en la ciudad como en el campo, pudiendo estar en el interior de un piso o en el exterior de una casa. También es un animal excelente para la educación en obediencia.

Alumno privilegiado y constante, resulta fácil enseñarle tanto las órdenes básicas de educación como trucos más complejos. De hecho, gracias a su inteligencia y a su carácter afable resultan aptos como perros de trabajo y asistencia. Son muy utilizados como guía para personas ciegas o con cualquier otra discapacidad.

Su personalidad bonachona no solo lo hace ideal para la convivencia con humanos. Este carácter apacible se extiende a otras especies, lo que le permite convivir con distintos animales sin ningún problema. Como además de afable es gregario, es decir, de manada, y poco dado a las peleas, enseguida los incluirá como parte de su familia.

labrador-retriever-con-su-cachorro

Cuidados recomendados para la raza

Los cuidados básicos del perro labrador son sencillos. Su manto corto es fácil de mantener y, aunque podemos espaciar los baños, a este “pequeño perro de agua” le sigue encantando este elemento, por lo que la cita con la bañera puede convertirse en una actividad regular.

También es buena idea, por este mismo motivo, que incluyamos la playa o el río dentro de sus salidas de ocio. Y estas salidas son importantes porque es imprescindible que no descuidemos la realización de ejercicio. El labrador necesita algo más que paseos diarios para evitar problemas de sobrepeso.

Además, para mantenerlo saludable y en su línea debemos prestar atención a su dieta y no excedernos a la hora de ofrecerle premios en forma de comida. Estos los descontaremos de su ración diaria de calorías o los sustituiremos por recompensas saludables como una zanahoria.

¿Qué come un perro Labrador?

Debido a su rápido crecimiento, por tratarse de una raza grande, recomendamos comenzar su alimentación con Puppy gourmet desde el destete y hasta los seis meses de vida, donde cambiaremos a un pienso para cachorros con el molde de la croqueta algo mayor, como Maxi Junior. Estos piensos son muy nutritivos y completos, para cubrir todas sus necesidades nutricionales durante esta fase de rápido crecimiento.

Una vez que nuestro Labrador sea adulto, es decir a partir de los quince o dieciséis meses de vida, podemos comenzar a usar un pienso para perros adultos, cómo por ejemplo Special retriever, un producto desarrollado específicamente para esta raza.

labrador-retriever-en-el-jardin

Salud del Labrador

Los labradores son propensos a padecer problemas de artrosis que afectan a las articulaciones, sobre todo a la cadera y a los codos. En estos casos se produce una degeneración del cartílago que protege las articulaciones, de forma que estas sufren un desgaste que malforma la articulación y resulta realmente doloroso para el perro.

Se trata de una patología degenerativa y progresiva que, por lo tanto, no puede curarse, pero sí tratarse para ralentizar su avance y, sobre todo, evitar el dolor que produce. De nuevo es básico el control del peso, administrar fármacos contra el dolor y condroprotectores, realizar ejercicio suave y técnicas de fisioterapia y acupuntura.

La displasia es otra de las enfermedades que con frecuencia afectan a los perros de esta raza. Se trata de un problema de nacimiento que produce una articulación incorrecta, sobre todo en cadera y codos. Los daños que causa pueden originar artrosis.