comprar-ahoragif2

Junior-Fish

Junior Fish está formulado sin cereales, lo que hace que sea apto para cachorros con intolerancia a los cereales. Además su formula exclusiva rica en aceites Omega 3 y 6, proporcionará un cuidado extraordinario a la piel y pelo de nuestro cachorro.

Elaborado con variedades de pescado azul tales como atún, bacoreta, melva y salmón del Atlántico , suponen un aporte nutricional saludable y con bajo riesgo de intolerancia.

Libre de gluten y cereales, con patata y legumbres como fuente de carbohidratos altamente digeribles para que siempre tenga toda la energía que necesite.
Muy apropiado para razas con tendencia a no asimilar correctamente la proteína de pollo.

Contiene Omega 3, Omega 6 y DHA para garantizar un correcto desarrollo tanto físico como intelectual.

Probióticos, prebióticos, condroitina, glucosamina entre otros, aportan el cuidado que necesita el cachorro en una etapa tan delicada.

Diseñado para cachorros de todas las razas.

Sabor: Pescado
Tamaño: 45/100
Transición: de 3 a 5 días.

INGREDIENTES

poste-170 Salmón deshidratado (>17%), patata (15%), pescado azul deshidratado,(>14%), huevo deshidratado, legumbres, extracto de proteína vegetal, aceite de pescado rico en omega 3, levadura de cerveza, pulpa de remolacha, aromas naturales, probióticos, prebióticos, complejo condroitina y glucosamina, Mananooligosacáridos, Fructooligosacáridos, lisina, cinc, taurina, extracto de yuca, vitaminas y minerales, antioxidantes naturales.

COMPONENTES ANALÍTICOS

Proteína Bruta: 32 %, Grasas brutas: 18 %, Fibras brutas: 2,6 %, Cenizas brutas: 6,1 %, Humedad: 10 %, Calcio: 1,5 %, Fósforo: 1,3%, L-lisina: 1,5 %, DHA: 0,6 %, EPA: 0,3 %, Omega 6: 2,5 %, Omega 3: 1,2 %.

Energía metabolizable: 4035 kcal

Vitaminas y aditivos nutricionales (UI/Kg):

Vitamina A: 24000 UI, Vitamina D-3: 1600 UI, Vitamina E: 450 mg, Hierro: 350 mg, Yodo 0,4 mg, Zinc: 260 mg, Condroitina + glucosamina : 1900 mg, L- carnitina: 100 mg, Taurina: 1000 mg.

MODO DE EMPLEO

 

juniorfishgif2.gif

RECOMENDACIONES

No dejar la comida a la libre disposición del perro. Ofrecer por tomas y esperar 10 minutos y si no la ha terminado retirarla hasta la próxima toma. Debemos ser nosotros los que ajustemos su dosis y no el propio perro, ya que esta segunda opción, en la mayoría de los casos derivará en no aportar las dosis correctas (con riesgo de soprepeso o déficit nutricional y calórico), o correr riesgos de torsión de estómago o indigestiones, o en que el perro pierda interés en la alimentación que realmente le aporta todo lo que necesita, “exigiendo” cambios a comida casera, y desequilibrando de esa forma su aporte nutricional correcto.

Por otro lado, gestionando nosotros su comida conseguiremos que ante una patología que curse con falta de apetito, seamos conscientes de ello con prontitud, y nos permita poner los medios oportunos a tiempo de no empeorar.

Otro beneficio sin duda, es que el perro valorará la comida, y nos permitirá recompensarle de esa forma por comportamientos que nos interese generalizar.

Dejar siempre un cuenco con agua fresca y limpia a disposición del perro.

Mantener el saco en un lugar fresco y seco.

comprar-ya